MARIONETAS (Caterina Huxley 01)

Dedicado a historias de rol de cualquier tipo.

Moderador: elric1981

Avatar de Usuario
Sanguinius
phpBB Privado
Mensajes: 88
Registrado: 19 Ene 2007, 23:31

MARIONETAS (Caterina Huxley 01)

Mensajepor Sanguinius » 21 Ene 2007, 15:15

Esto lo escribi hace tiempo. Ahora mas que antes tiene sentido en la historia de CI y su caida.

-----------------------------------

Conseguí­ entrar en aquel increible palacio, aun no se ni como. Cargada con mis bartulos y a empujones entre los criados. Me mandaron con los jardineros... Cielos, el jardí­n. No se si los guardias me vieron frotarme las manos, pero seguro que me oyeron la carcajada histerica que solté, sin poder evitar, pensando la que iba a liar allí­. Pero no pasó nada, estaba teniendo una suerte increible. Todo estaba marchando tan endiabladamente bien, que creí­ que me estaban tomando el pelo.

Solo momentos antes, justo cuando entregaba mis credenciales, falsas por supuesto, creí­ que serí­a detenida. Mis ojos se cruzaron con la mirada muerta de la mascara de Vader, que se encontraba en aquella sala, al lado del Emperador. Aquella imponente y oscura figura me hizo sentirme incomoda, desnuda y totalmente indefensa. Cuando sin dejar de mirarme se apartó del Emperador y avanzó hacia mí­, sentí­ que los pelos de la nuca se me erizaban, incapaz en aquellos momentos de soltarle la estupida escusa de
"Felicidades es el nuevo ganador de un ewook de porcelana"
Pero entonces Palpatine levantó levemente la mano y fue como si una correa invisible hubiera detenido a aquella bestia que vení­a a por mí­. Tras echarme una ultima mirada, Vader regresó al lado de su amo. Me pareció que en la cara de aquel mono arrugado se dibujaba una sonrisa, pero no parecí­a ir dirigida a mi.

En el jardin del emperador viví­ los momentos mas felices y
emocionantes de mi vida. Esquivando guardias y jardineros, haciendo que trabajaba entre las flores, fui organizando pequeñas bromas.
El primer dia fueron las brillantes carpas del estanque, con aquellas escamas blancas, parecian pequeños diamantes nadando entre las algas... hasta que la temperatura de su agua subió unos cuantos grados. Aquellos bichos se hicieron literalmente en su salsa. La encargada, una mujer bastante histerica, hizo cambiar el agua y traer nuevos peces, para que el Emperador no descubriera aquel accidente.
Luego introduje una bomba con temporizador en uno de los vateres comunales... Allí­ ya fue casi imposible evitar que el emperador se enterara. Entre la esplosión y lo que cayó del cielo después... Nunca vi un servicio de limpieza mas eficaz, pobres robots.
Mi ultima broma, aunque fallida, tambien resulto impactante. Coloque un pequeño motor en un sillón de mimbre en el que el emperador solí­a sentarse a mirar las vistas, no con mucha velocidad, claro. No querí­a que el viejo muriera, solo era una broma. Pero esa tarde no se sentó el Emperador. Uno de sus generales, tras una larga y por lo que delataba su cara, angustiosa conversación con Vader, fue a descansar allí­. Aquello activó el dispositivo, la silla corrí­o como loca, derribando jardineros, macizos de rosas, estatuas y soldados, mientras el general gritaba como loco agarrado a los brazos del sillón de mimbre volante. Segun mis cálculos, la silla debí­a detenerse antes de llegar a la fuente. No lo hizo.
Huí­ de allí­, tení­a que realizar mi ultima broma y no querí­a ser vista. El emperador se me habí­a escapado, pero en la siguiente...
Última edición por Sanguinius el 21 Ene 2007, 15:26, editado 1 vez en total.
img]http://usuarios.lycos.es/corpsimperial/firmas/Myna.jpg[/img]
Cuando uno ve a Caterina le vienen a la cabeza imagenes de psiquiatricos de los que se escapa la gente...
Avatar de Usuario
Sanguinius
phpBB Privado
Mensajes: 88
Registrado: 19 Ene 2007, 23:31

MARIONETAS (Caterina Huxley 01)

Mensajepor Sanguinius » 21 Ene 2007, 15:17

Cuando descubrí­ un uniforme de la guardia personal del Emperador colocada en aquella silla, tan roja, tan planchada, tan a mi medida... parecí­a que alguien la habí­a dejado alli deliberadamente para ayudarme con mi última aventura.
Tras ponermelo, me dirigí­ derecha a sus habitaciones. No sabí­a muy bien que iba a hacer, pero seguro que se me ocurrí­a pronto.

Pero al abrirse las puertas vi que esta vez, no era yo la que habí­a planeado las cosas. Sentado en una zona de penumbra, alejado de los ventanales, se encontraba sentado el Emperador.
"La pequeña Caterina, supongo"
Una figura femenina se dibujo detras de él. Por un segundo creí­ ver un destello morado. El emperador, le hizo un gesto y la mujer desapareció entre las sombras.
"Ven, acercate Caterina. ¿Que tal estan tus padres?¿Y todas tus hermanas? Que criaturas mas encantadoras"
Era ya un poco tonteria llevar aquel casco, así­ que me lo quité.
"Bi... bien. Estan bien"
"Tu si que lo has pasado bien estos dias ¿Verdad?"
No mentí­ ¿Para qué? Lo habrí­a descubierto...
"De puta madre, señor, para ser sincera"
En esos momentos pensé si el emperador sabí­a que yo escribí­... que... en fin... tení­a ciertos problemas relacionados con la edad, pero la verdad es que aquello me hizo tanta gracia que a duras penas contuve una risita.
"¿Tienes sueños Caterina?"
"¿Sueños? Puff, mas raros que ni se... Ayer soñe que iba sentada sobre un AtAt vestida de vaquera y que perseguí­a a un monton de personas disfrazadas de pinguinos y les tiraba..."
"Me refiero a si no hay algo que te apetezca hacer. Algo que te encantarí­a estar realizando ahora"
"Joder!! Pues me encantarí­a seguir con mis naves, pero no puedo, ya sabe que su gente me sigue"
"Y es un problema... ¿No? Haré que pare"
"¿En serio? No será una broma y me esten esperando afuera para..."
"Te doy mi palabra, Caterina"
"Pero su palabra... ¿seguro? A ver si al final su palabra no vale nada y en cuanto salga le dice a su gente que..."
"He dicho que te doy mi palabra, Cat"
"Pero de verdad... porque si luego me entero que me..."
"¡¡¡CATERINA!!!"
"perdon"
"Anda, vuelve a Terminus, me oyes... A TERMINUS.
Me interesa que estes allí­. Y estaré muy contento si se que vuelves a hacer naves. Ah, y dale recuerdos a tus hermanas, en especial... a Melisa. Creo que irá a vivir contigo..."
"¿Como sabe eso? Pero que viejo mas cotilla esta usted hech... uf perdon"
Sonrió. En aquel momento su sonrisa me dejo mas aterrada que la presencia de Vader. Al que por cierto y sin necesidad de verle sabí­a si estaba o no en el recinto. Que tio mas siniestro, supongo que es un efecto que tiene sobre toda la gente.
"Bueno, puedes irte. Cuidate mucho, Caterina. TE LO DIGO EN SERIO."
Salí­ de allí­ corriendo como loca. Nadie me paró así­ que supongo que la palabra del Emperador si valí­a algo al fin de al cabo. Aproveche para robar unos cuantos candelabros...

La figura femenina surgió de las sombras otra vez.
"Mi señor, ¿Como habeis dejado que se vaya? Siento en ella..."
"¿Si?"
"Dos cosas a cual mas peligrosa, la fuerza y la locura."
"Paciencia. Las dos cosas la estan llevando inexorablemente a donde yo quiero. Es una marioneta. Un peon que me será tan util en lo que he previsto para ella, que matarla si que serí­a una autentica locura"
"Pero la fuerza en ella..."
El emperador miró a la mujer entre divertido y asombrado.
"¿Pero te crees que tal y como tiene la cabeza, va a saber usarla? NO, la fuerza se encarrilara en ella por las vias que le dejen su locura. Y esas vias... son las que necesito"
Apartando su vista de ella, el Emperador dio por finalizada la conversación. En cuando ella desapareció tras de él, mandó ordenes precisas para el perdon de caterina, a toda la galaxia.
Las luces de la tarde proyectaron las sombras de las vidrieras en el suelo creando la ilusion de una telaraña que lo cubria todo. Y en el centro, se encontraba el, sonriendo, como una araña que ha dispuesto los hilos y solo le queda esperar.
img]http://usuarios.lycos.es/corpsimperial/firmas/Myna.jpg[/img]

Cuando uno ve a Caterina le vienen a la cabeza imagenes de psiquiatricos de los que se escapa la gente...
Avatar de Usuario
Sanguinius
phpBB Privado
Mensajes: 88
Registrado: 19 Ene 2007, 23:31

MARIONETAS (Caterina Huxley 01)

Mensajepor Sanguinius » 21 Ene 2007, 15:24

Elrick el terrible escribió

Con el ardiente aire de Lok quemando su rostro, Elrick se deslizaba sobre su swoop a toda velocidad por las llanuras del planeta. Siempre que tení­a que tomar una decisión importante le gustaba buscar alguna granja o poblado pequeño del que hubiera sospechas de colaboracionismo rebelde, y ver el miedo en la cara de los paletos. Y la decisión que le tení­a ocupado era muy importante.

Las órdenes eran claras y breves:



INICIO MENSAJE PRIORIDAD MAX
--- La ciudadana imperial Caterina Huxley no debe sufrir daños ---
--- Volverá a Terminus ---
FIN MENSAJE PRORIDAD MAX

¿Máxima prioridad? ¿Desde cuándo una desgraciada sin importancia llamaba la atención de los de arriba? Hací­a mucho, mucho tiempo que no recibí­a una orden de nadie por encima de Byor. ¿Habí­a en esa buscona algo que él no habí­a sido capaz de ver? Desde luego los informes no decí­an nada especial. Tras recibir la orden, buscó todo lo posible sobre ella, y no habí­a nada interesante, más allá de un contacto sin importancia con la Alianza.

¿Se trataba de algún tipo de agente? No, si estuviera infiltrada en la Rebelión él lo sabrí­a. Por más vueltas que le daba, no sabí­a qué estaba pasando, y eso le molestba muchí­simo.

Avistó un par de edificios solitarios. Una anciana estaba sentada junto a la puerta, con una unidad R4 cerca, haciéndole compañí­a. Dentro deberí­a estar el viejo Kurt Maylas, que según los informes, habí­a dado cobijo a un par de pilotos rebeldes accidentados cerca del lugar, hací­a algo más de un año.

Elrick lo decidió finalmente. Cumplirí­a las órdenes, pero pensaba descubrir qué habí­a detrás de Huxley. Y si no podí­a matarla a ella...

Desenfundó su arma de combate, del modelo Scythe, mientras bajaba de la swoop. Limpió su filo con un paño de seda que utilizaba exclusivamente para eso. Cada vez le estaba cogiendo más gusto a utilizar armas así­. Su maestrí­a Teras Kasi era eficaz y rápida, y los blasters precisos y mortales. Pero con armas cortantes podí­as ver sangre...


Bueno, decir que Caterina, cuando no era mas que una mecanica de naves que se acababa de instalar en Terminus tubo unos problemillas al descubrir una base imperial. A pesar de que ella no iba a delatar esa localizacion, un oficial imperial ajeno al imperio la puso en caza y captura. Ella lejos de tratar de esconderse o desaparecer y tras perder un poco la cabeza, (por un encuentro con Elrick en el que se asesino a un wookie que trato de ayudarla) se dedico a pintar en la fachada de un edificio "el emperador es impotente".
Elrick la seguí­a para matarla, despues de aquello, con mas odio si cabe.
img]http://usuarios.lycos.es/corpsimperial/firmas/Myna.jpg[/img]

Cuando uno ve a Caterina le vienen a la cabeza imagenes de psiquiatricos de los que se escapa la gente...
Avatar de Usuario
elric1981
Avatar del rajerismo
Mensajes: 4583
Registrado: 20 Ene 2007, 14:46
Ubicación: En una cápsula

MARIONETAS (Caterina Huxley 01)

Mensajepor elric1981 » 21 Ene 2007, 15:53

Como pequeña nota, querí­a añadir que ese fue el comienzo del profundo odio de Elrick hacia la Huxley. En realidad no tiene ningún problema más allá del hecho de que le dijeran que no podí­a hacerle nada, lo cual es graví­simo para Elrick, claro.

Con el tiempo, la criatura protegida pasó a ser la crí­a, con la consecuente herencia de odio.
Imagen
"Control mental. Miradillas de reojo al camino cómodo de la herejía. Sueño".
- Mocreta, tras el podcast sobre el Codex Lobos Espaciales

Volver a “Relatos”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados